The Cathedral of the Holy Trinity, Dublín

La Catedral de la Santísima Trinidad (en inglés, Cathedral of the Most Holy Trinity, popularmente conocida como Christ Church, literalmente Iglesia de Cristo) es la más antigua de las dos catedrales medievales de la ciudad, siendo la otra la Catedral de San Patricio. Ha sido la sede del arzobispo de Dublín (actualmente parte de la Iglesia de Irlanda, de confesión anglicana) desde los tiempos medievales y está consagrada a la Trinidad.

San Lorenzo O´Toole, que fue en 1152 el primer arzobispo irlandés, comenzó el agrandamiento y reconstrucción de la catedral nórdica. Cuando los normandos de Inglaterra se apoderaron de gran parte de Irlanda, la antigua catedral nórdica fue reemplazada por una anglonormanda por iniciativa del arzobispo John Cumin, que incluiría una mezcla de estilos románico y gótico. Esta catedral poseía una gran número de criptas que serían utilizadas como cimientos, lo que implicó la inestabilidad del edificio y a la postre derrumbes, así como constantes reparaciones.

Durante la época victoriana, entre 1871 y 1878, el templo experimentó una restauración significativa coordinada por George Edmund Street, que evitó el derrumbe de algunas de sus partes pero a la vez representó un cambio dramático de la obra medieval, de modo que en la actualidad puede resultar difícil distinguir las decoraciones de las diferentes épocas.