Canales de Alleppey

Alappuzha, también conocida como Alleppey, es una ciudad con pintorescos canales, ensenadas, playas y lagunas, y fue descrita como “la Venecia de Oriente” por Lord Curzon.

Alleppey es un importante destino turístico de la India. Los canales de aguas estancadas de Alleppey son la atracción turística más popular de Kerala. Un crucero en una casa flotante por  estos remansos es una experiencia encantadora.

Amritapuri

Construida sobre la misma propiedad donde Amma nació, Amritapuri es ahora el cuartel general de la misión mundial de Amma y el hogar espiritual de los discípulos monásticos de Amma y cientos de devoto. Todos los residentes han dedicado sus vidas para realizar a Dios y servir al mundo. Todos los días, personas de toda la India y del extranjero se reúnen aquí para tener el darshan de Amma. Ella ve a todos y a cada uno, escucha sus preocupaciones, los consola, anima, y ofrece una nueva dirección a su vida.

Lighthouse Beach

Lighthouse Beach, la playa de Faro, es una de las playas de Kovalam,  la que está más al sur y es la más frecuentada por los turistas. Obtuvo su nombre debido al antiguo Vizhinjam Lighthouse situado sobre un promontorio rocoso. Sus rayos intermitentes durante la noche dan a la playa un encanto sobrenatural.

Kovalam significa bosque de cocoteros y fiel a su nombre la zona ofrece una vista sin fin de cocoteros. También es conocida como el paraíso del sur. Tuvo su crecimiento principal en los años setenta con la llegada de masas de hippies en su camino hacia Ceilán en el Hippie Trail. Así comenzó la transformación de un pueblo informal de pescadores en uno de los destinos turísticos más importantes de toda la India.

Templo de Ramanatha Swamy, Rameswaram

El templo Rameswaram ocupa el área principal de la ciudad de Rameswaram. Es conocido también como Ramanatha Suami o Ramanathaswamy.

Rameswaram es importante para los indios. Según la tradición, una peregrinación a Benarés es incompleta sin una peregrinación a Rameswaram. La deidad que preside el templo es un lingam (falo de Sivá) con el nombre de Ramanatha Swamy. Es uno de los doce yiotir-lingas (‘falos brillantes’, los lingam más importantes de la India).

Esta obra maestra de la arquitectura india cuenta con el corredor de templo más grande de la India: 1.219 metros, con pilares de granito de 3,6 m de altura, ricamente tallados.

Diferentes gobernantes construyeron el templo de Ramanatha Swami durante un período de tiempo a partir del siglo XII.

El templo posee veintidós pozos de agua; el sabor del agua de cada pozo es diferente de la de los otros. La peregrinación a este templo debe ser acompañada por chapuzones dados en cada unos de ellos por los aguadores.

La deidad principal del templo es Ramanathaswamy (Shiva) en forma de lingam. Hay dos lingams en el interior del santuario. Uno construido por Sita como la deidad principal, Ramalingam y el traído por Hanuman de Kailash llamado Vishwalingam. Rama instruyó que Vishwalingam debe ser adorado el primero ya que fue traído por Hanuman y esta tradición sigue vigente hoy en día.

Templo de Meenakshi

También llamado Meenakshi Sundareswarar, Meenakshi Amman o Tiru Alavai.

Se halla en el mismísimo centro de la ciudad, entre sus interesantes calles y callejuelas, ocupando un área de 6 hectáreas.

Es un  complejo de excepcionales dimensiones, con doce torres de diferentes alturas (gopurams), dos santuarios (el de la diosa Meenakshi (Parvati) y el del dios Somasundara (Shiva)) un buen número de preciosos vestíbulos y un gran estanque sagrado. Hay casi dos mil pilares esculpidos, pinturas muy sugerentes y soberbias esculturas. Uno no puede, por menos, que sentirse desconcertado con tal despliegue de esplendor artístico.

El templo dispone de doce torres de diferentes alturas, las cuatro de la entrada de afuera son de extraordinaria e impactante altura y se divisan desde una gran distancia, con sus más de 45 metros de altura, formando un espacioso rectángulo.  Estas cuatro torres soportan, cada una, nueve pisos en tanto que las otras solamente de tres a siete. Hay también dos Vimana de oro esculpido, el santuario más sagrado de las deidades principales.

Las torres están minuciosamente decoradas, con toda suerte de motivos devocionales, con tal profusión que no dejan de asombrar. La abundancia de motivos mitológicos rebasa lo descriptible. Cientos y cientos de figuras de estuco de dioses, ángeles, y demonios.

La torre sur, construida en el siglo XVI es la más alta con unos cincuenta y dos metros de altura y más de 1500 figuras.  Actualmente no se permite subir a la torre.

El templo goza de numerosos vestíbulos (mandapas) de gran belleza, en los que hay que destacar numerosas esculturas. Resulta sumamente atractivo el Pabellón del Papagayo. Pero todos, aun siendo maravillosos, palidecen ante el de los mil pilares. Simplemente indescriptible, data del siglo XVI y goza de 985 pilares armónicos en el límite de la perfección.

El templo atrae a 15.000 visitantes al día, alrededor de 25.000 durante los viernes y obtiene grandes ingresos. Hay unas 33.000 esculturas en el templo y que estuvo en la lista de los 30 nominados de las “Siete Nuevas Maravillas del Mundo“. El festival anual de diez días

Meenakshi Tirukalyanam se celebra en abril y mayo atrae a 1 millón de visitantes.

Templo Srirangam

El templo Srirangam está dedicado a Vishnu y se llama Ranganatha Swami. En realidad es como una gran ciudad y no deja de sorprender el número extraordinario de vendedores que se encuentran en el lugar, evidenciando, una vez más, hasta qué punto el hindú ha logrado a lo largo de toda su historia espiritual combinar lo sagrado con lo profano, lo sublime con lo más cotidiano.

Este templo está dedicado a  Vishnu y se llama Ranganatha Swami. En realidad es como una gran ciudad y no deja de sorprender el número extraordinario de vendedores que se encuentran en el lugar, evidenciando, una vez más, hasta qué punto el hindú  ha logrado a lo largo de toda su historia espiritual combinar lo sagrado con lo profano, lo sublime con lo más cotidiano.

El que empezó siendo un pequeño templo levantado por los chola,  terminó convirtiéndose en un impresionante  complejo religioso, en honor del amoroso y omnipoderoso Vishnu. Cuenta con siete murallas y veintiún gopurams, que van del siglo XIV al XVII. Hay que contemplar el santuario de Tirukkuralappam, el Ra-Tha (carro procesional), el santuario de Manava Mahamuni y el templo de Venugopala, con excepcionales alto-relieves y hermosas pinturas murales del s XIV, así como el extraordinario mandapa con esculturas de caballos, a destacar, con mucho, el mandapa de las mil columnas, soberbio en todos los aspectos, uno de los más impresionantes de la India.

Templo Brihadishwara

Brihadeshvara, también llamado Rajarajeshvara de su fundador (Rajaraja Chola I, 985 – 1012), fue construido en Thanjavur desde 1003 hasta 1010. Es el más grande de los templos cholas, y fue una de las estructuras más grandes del mundo en aquel entonces. Su torre de trece pisos (todas las torres de templos de la India tienen un número impar de plantas) es de unos 66m de altura. El templo está dedicado al dios Shiva.

Templo de Chidambaram

El templo de Chidambaram es uno de los principales centros de peregrinación del shivaísmo, pero también del visnuismo, ya que es uno de los templos más antiguos de la India. Es uno de los cinco Sabha (salones de baile) de Nataraja y el más famoso. Es el Kanaka Sabha (Salón Dorado).

Chidambaram es una ciudad de 60.000 habitantes (censo de 2001), en el valle del río Kollidam, a 11 km de la costa. Es uno de los lugares sagrados más importantes asociados a Shiva, ya que en la ciudad se encuentra uno de los cinco grandes templos relacionados con los elementos dedicados a esta divinidad en los estados de Tamil Nadu y Andhra Pradesh. El templo de Chidambaram, dedicado a Shiva en su forma de danzarín cósmico, es decir, Nataraja, está asociado al espacio. Los otros templos son Annamalaiyar (Arunachaleswara en sánscrito), asociado al fuego; Thiruvanaikaval, asociado al agua; Ekambareswarar, asociado a la tierra, y Kalahasti, asociado al viento.

El templo de Chidambaram es uno de los principales centros de peregrinación del shivaísmo, pero también del visnuismo, ya que es uno de los templos más antiguos de la India. Es uno de los cinco Sabha (salones de baile) de Nataraja y el más famoso. Es el Kanaka Sabha (Salón Dorado). Es también uno de los panchabhoota sthalams que representan los cinco elementos: es el akasa sthalam que representa el espacio.

Aquí se encuentra el conjunto más antiguo del karana, los 108 movimientos de baile de Nataraja, excavados en la piedra. Son los movimientos que dan lugar a las danzas clásicas de la India, descritas en el Nāṭya-śāstra. El complejo del templo, incluida la edificación dedicada a Visnú, ocupa 16 hectáreas en el centro de la ciudad. El templo tiene 9 puertas, y cuatro de ellas, situadas en los cuatro puntos cardinales, tienen pagodas o gopurams de 7 niveles. El karana se encuentra en la pagoda del este. También hay en el templo cinco salas o sabhai, el Chit sabhai, donde está el sancta sanctorum de Nataraja; el Kanaka sabhai, donde se hacen los rituales diarios; el Natya sabhai, donde se dice que Shiva bailó con Kali; el Raja sibhai, donde se hallan las mil columnas que simbolizan el chakra de los mil pilares o sahasrara (sabiduría), representado como mil pétalos de loto (cada columna está hecha de una sola pieza de granito), y el Deva sabhai, donde se encuentra Somaskanda, una forma de Shiva sentado.

 Merece una detenida visita, sobre todo si se efectúa cuando el ritual se halla en su punto culminante. En este templo uno tiene ocasión de contemplar el denso ritual hindú, que alcanza su culmen en  con motivo de los festivales sacros. El templo es de carácter Shaiva. Está dedicado a Shiva-danzante, el Shiva Nataraja, creando y recreando todos los vastos universos, disfrutando de la danza cósmica; la imagen que conserva el templo es la más esplendida, en su estilo, de la india. Podrán contemplarse los guropams, el santuario de Ghanesa, el Hall de la danza, el santuario de Govindaraja, el Hall de los dioses, el santuario de los nueve planetas, etc. los distintos dvara-palas, imágenes y relieves. Los fieles se agolpan ante la imagen de Shiva-danzante, en el Kayak Sabhai, que despierta el entusiasmo y fervor religioso.

Estatua de Ghandi

La ciudad de Pondicherry está protegida contra los embates del mar por un rompeolas de 3.200 m de largo, el cual fue construido por los franceses en 1735, y alcanza una altura de 8,230 m sobre el nivel del mar. Este rompeolas protegió a la ciudad del tsunami del 2004, cuyas olas alcanzaron hasta 3,2 m de altura. Paralela a este rompeolas, la Avenida Gouvert es un magnífico paseo al lado del mar, donde la población de Pondicherry se acumula y aglomera sobre todo los días de fiesta.

En esta avenida está una estatua de cuatro metros de Mahatma Gandhi, rodeada por ocho pilares de granito, que fueron supuestamente traídos de Gingee, un fuerte a unos 70 km de Pondicherry.