Catedral de Troyes

 

Catedral de Troyes

La catedral de San Pedro y San Pablo de fue construida en Troyes el siglo IX pero quedó gravemente dañada durante las invasiones normandas, construyéndose hacia el año 940, en tiempos del obispo Milo, una catedral románica. En ella se celebró el Concilio de Troyes que aprobó las reglas de la Orden del Temple. La catedral románica fue destruida por un incendio en 1188.

La construcción de la actual catedral gótica fue ordenada hacia 1200 y comenzada en 1208. Los trabajos continuaron hasta el siglo XVII.

La catedral tiene una sola torre, la de San Pedro. Nunca se terminó la torre sur, la de San Pablo, no se sabe si por falta de dinero o por motivos arquitectónicos; la iglesia se asienta en zona pantanosa por lo que hubo que reforzar los cimientos para evitar su hundimiento; además, la parte sur estaba muy próxima a tres canales, hoy secos. La obra se puede considerar inacabada.

El campanario de 110 metros, que remataba el cuadrado del crucero, fue destruido por un tornado en 1365. El nuevo campanario fue alcanzado por un rayo en 1700, tras lo cual no se reconstruyó. La estructura de la catedral sufrió otros desastres naturales: parte del coro fue destruido por un huracán en 1228, y el techo se incendió por un rayo en 1389. Las tres portadas principales son obra del arquitecto Martín Chambiges (hacia 1460-1532).

Durante la Revolución Francesa, la catedral sufrió gravemente el vandalismo revolucionario. Todas las estatuas de las portadas fueron destruidas y quedaron dañadas parte de las vidrieras. El tesoro catedralicio fue fundido. Sin embargo, escapó de la destrucción total porque se le dio otro uso. Se descristianizó y convirtió en “Templo de la Abundancia” por varios años… Pasada la agitación revolucionaria, la catedral hubo de ser profundamente restaurada por Eugène Millet.

La catedral es de planta de cinco naves, la central, dos naves principales y dos naves auxiliares más, y alcanza los 114 metros de largo y 50 metros de ancho en los brazos del crucero. La altura de la bóveda de la nave central es de 29,5 metros y la torre llega hasta los 62,34 metros.

Esta catedral es reconocida por sus excepcionales vidrieras, realizadas entre los siglos XIII y XIX, que ocupan una superficie de 1500 m2. Posee un magnífico tesoro que contiene, entre otras riquezas, la urna relicario de San Bernardo de Claraval y su compañero y amigo, San Malaquías de Irlanda.

Pau

Pau es la capital del departamento de Pirineos Atlánticos, Aquitania, y la histórica capital del Béarn. Está situada en un magnífico emplazamiento frente a la cordillera pirenaica. Posee dos partes claramente diferenciadas: por un lado se encuentra la ciudad vieja de Pau, que posee una larga historia y por otro la ciudad moderna.

Vieux-Boucau

Vieux-Boucau-les-Bains es una población y comuna francesa, situada en la región de Aquitania, en el departamento de Landas, en el distrito de Dax y cantón de Soustons. Limita al norte con Messanges , al este y al sur con Soustons y al oeste con el océano Atlántico en unas amplias, muy amplias playas a mar abierto. La courant de Soustons vierte sus aguas en el océano Atlántico en Vieux Boucau.

Iglesia de Nuestra Señora (Donibane Garazi)

Saint-Jean-Pied-de-Port o Donibane Garazi, situada al pie de los Pirineos, constituye un paso obligado de peregrinos en camino hacia Santiago. Sus empinadas y adoquinadas calles, sus murallas y sus fachadas de piedra hacen de esta ciudad medieval una de las más bonitas del País Vasco Francés.

Saint-Jean-Pied-de-Port o Donibane Garazi, situada al pie de los Pirineos, constituye un paso obligado de peregrinos en camino hacia Santiago. Sus empinadas y adoquinadas calles, sus murallas y sus fachadas de piedra hacen de esta ciudad medieval una de las más bonitas del País Vasco Francés.

En la Plaza del General de Gaulle, también conocida como la plaza del mercado, se encuentra el ayuntamiento, un edificio del siglo XVII. En esta plaza se celebra todos los lunes el mercado semanal, en el que se comercializan los mejores productos regionales.

Cruzando la puerta de Navarra se encuentra la Iglesia de Nuestra Señora, de estilo gótico. Desde allí se extiende la calle principal, Rue de la Citadelle, que asciende hasta la ciudadela. En esta calle se encuentra una antigua cárcel conocida como la Prisión de los obispos, del siglo XIII. En lo alto de esta calle y junto a la ciudadela se sitúa la Puerta de Santiago, patrimonio mundial de la UNESCO, que constituye el lugar por el que entraban los peregrinos a la ciudad. Desde el mirador de la ciudadela se aprecian unas hermosas vistas de toda la comarca de San Juan y de los viñedos de Irouléguy.

Al otro lado del río Nive, atravesando la Puerta de Nuestra Señora y un puente del siglo XVII se encuentra el barrio comercial de la ciudad, surcado por la Calle de España, por la cual los peregrinos abandonan la ciudad para dirigirse a Roncesvalles.

Plaza Luis XIV en San Juan de Luz

El origen de San Juan de Luz hay que buscarlo en un pequeño poblado de pescadores vascos instalado en el estuario y sobre las marismas del río Nivelle y es el único puerto protegido entre Arcachon y España. Es muy visitado por bañistas y se convirtió en un famoso balneario en la Costa Vasca.

Su mismo nombre en euskera, Donibane Lohizun, hace referencia al primitivo carácter pantanoso de la zona. Ya en el siglo XI sus habitantes, que estaban incluidos entre los mejores arponeros de Europa, se dedicaban en exclusiva a la productiva caza de la ballena.

Un solo acontecimiento histórico ha sido capaz de marcar para siempre la memoria de San Juan de Luz: todo sucedió una soleada mañana del mes de junio de 1660, cuando en esta bella localidad de la costa vasca contrajeron matrimonio el entonces Rey de Francia, Luis XIV, y la infanta española María Teresa de Castilla (la de las Meninas de Velázquez) hija de Felipe IV de España. El enlace era la culminación de la «Paz de los Pirineos», que un año antes había puesto fin a más de cuatro lustros de guerra entre los dos países vecinos.

Pero la boda real tenía una sutil trampa escondida: el pago de una exagerada dote por la novia. Los franceses sabían que el depauperado «tesoro español» no podría hacer frente a los compromisos adquiridos, lo que fue utilizado por ellos como excusa para anexionarse varios territorios españoles en el Norte de Europa.

Hôtel du Palais, Biarritz

Biarritz fue la residencia de verano de la emperatriz Eugenia de Montijo. En julio de 1854, Napoleón III decidió construir una casa en esta villa, probablemente a petición de la emperatriz. Tras 10 meses de trabajo, con estilo Segundo Imperio, Villa Eugenie se inauguró en 1855.

La villa pasó a ser propiedad de la emperatriz tras la muerte de Napoleón III en 1873. Eugenia lo vendió a la Banque de l’Union parisienne en 1880. Se convirtió primero en un hotel-casino, el Palais Biarritz y luego en un hotel en 1893, manteniendo su prestigio para recibir a la realeza europea, como la reina Victoria de Inglaterra, o la Emperatriz Elisabeth de Austria, más conocida por el apodo de Sissi.

Destruido por un incendio en 1903, el edificio fue reconstruido en 1903-1905 con forma en “E” en honor de la emperatriz Eugenia y se convirtió en un hotel de lujo con 120 habitaciones y 33 suites. El arquitecto Edward John Niermans, autor de esta reconstrucción, conservó los muros exteriores, aprovechando las fachadas arquitectónicas de estilo Luis XIII, pero el interior es muy moderno para aquella época, con utilización de hormigón armado. Se le cambió el nombre a Hôtel du Palais y, actualmente tiene 5 estrellas. Sus fachadas y tejados son monumentos históricos desde 1993.

 

 

 

La Nive y Petit Bayonne

A pie de los Pirineos, próxima a la costa atlántica, se encuentra la localidad francesa de Bayona (Bayonne en francés), que se beneficia de una situación geográfica excepcional que la ha convertido en protagonista de numerosos episodios históricos. Fundada en el año 950, por allí pasaron vikingos, ingleses y españoles antes de acabar formando parte de Francia.

A pie de los Pirineos, próxima a la costa atlántica, se encuentra la localidad francesa de Bayona (Bayonne en francés), que se beneficia de una situación geográfica excepcional que la ha convertido en protagonista de numerosos episodios históricos. Fundada en el año 950, por allí pasaron vikingos, ingleses y españoles antes de acabar formando parte de Francia.

Situada en la confluencia de los ríos Nive (Errobi en vasco) y Adur, cerca del Cantábrico, en el departamento de los Pirineos Atlánticos, Bayona no puede desligarse de su carácter ribereño. De hecho, los puentes que cruzan las aguas y las siluetas de las casas de los distintos barrios reflejándose en el río son las imágenes más emblemáticas y bellas de la ciudad. No en balde, se la conoce como “la Venecia francesa”.

La capital del País Vasco francés es célebre por la belleza de sus mansiones centenarias restauradas, sus muelles, sus museos y sus monumentos. Tiene un fuerte toque occitano, lengua que aún se puede escuchar por sus callejuelas y cuestas empedradas y resbaladizas. Su casco antiguo está coronado por la muralla fortificada de 1680, que se extiende a ambos lados del Nive. Hacia el norte destaca, en posición dominante, la Ciudadela, del siglo XVII. En el barrio situado a la izquierda del citado río, Grand Bayonne, se alza la llamada Porte d’Espagne, del siglo XVIII, y el imponente Château Vieux, fortaleza medieval con torreones circulares en las esquinas que formaba parte de la antigua muralla del siglo IV. En el barrio situado a la derecha del Nive, la Petit Bayonne, está la Porte de Mousserolles y el Château Neuf, del siglo XV, con torres angulares y un amplio patio. La Catedral de Santa María, construida entre los siglos XIII y XVI, domina la parte alta de la localidad. Su portada gótica fue desfigurada durante la Revolución Francesa. El claustro gótico de 1240, con tracerías caladas y galerías ojivales, es de visita ineludible.

Casas parisinas, desde el Centro Pompidou

El Centro Pompidou es el nombre más comúnmente empleado para designar al Centro Nacional de Arte y Cultura Georges Pompidou de París (Francia), diseñado por los entonces jóvenes arquitectos Renzo Piano y Richard Rogers. El edificio alberga el Musée National d’Art Moderne; el IRCAM, un centro de investigación musical y acústica; y una biblioteca (bibliothèque) con un aforo de 2.000 personas, abierta al público.

París es la capital de Francia y de la región de Isla de Francia. Constituida en la única comuna unidepartamental del país, está situada a ambos márgenes de un largo meandro del río Sena, en el centro de la cuenca parisina, entre la confluencia del río Marne y el Sena, aguas arriba, y el Oise y el Sena, aguas abajo.

El Centro Pompidou es el nombre más comúnmente empleado (otros son Beaubourg o Centro Georges Pompidou) para designar al Centro Nacional de Arte y Cultura Georges Pompidou de París (Francia), diseñado por los entonces jóvenes arquitectos Renzo Piano y Richard Rogers. El edificio alberga el Musée National d’Art Moderne; el IRCAM, un centro de investigación musical y acústica; y una biblioteca (bibliothèque) con un aforo de 2.000 personas, abierta al público.

Concluido en 1977, el Centro Pompidou fue inaugurado el 31 de enero del mismo año. Posee unas 76.000 obras de arte, una de las colecciones de arte moderno y contemporáneo más completas del mundo junto con la Tate Modern de Londres y el Museum of Modern Art (MoMA) de Nueva York. Entre los artistas representados: Picasso, Joan Miró, Brancusi, Modigliani, Matisse, Francis Bacon, Jean Dubuffet, etc.

Fue construido sobre el espacio que anteriormente ocupaba el mercado de Les Halles (por lo que hubo muchas opiniones contrarias a la demolición del antiguo y bastante emblemático mercado) durante el mandato del presidente francés Georges Pompidou, el cual falleció antes de que se terminara el edificio. Fue su sucesor, Valéry Giscard d’Estaing, quien lo inauguró en 1977. Rehabilitado entre 1997 y diciembre de 1999, volvió a abrir sus puertas al público el 1 de enero de 2000. Es de uno de los monumentos más visitados de Francia, con cerca de seis millones de visitantes al año.

 

Catedral de Nuestra Señora de la Asunción de Clermont

La catedral de Nuestra Señora de la Asunción de Clermont, es una catedral gótica situada en Clermont-Ferrand, Francia. La catedral actual fue precedida en el mismo emplazamiento por tres santuarios cristianos distintos. La mayor parte de su construcción actual data del siglo XIII. Se encuentra en la cima del cerro que forma el centro antiguo de Clermont-Ferrand, sobre la plaza de la Victoria, justo al lado de la estatua del papa Urbano II, que lanzó la primera cruzada en 1095. La catedral está construida de basalto a lo cual debe también su color oscuro.

En el siglo V el obispo San Namace hizo construir una primera catedral obteniendo así el culto cristiano en su gueto de vicus christianorum. Dedicó este edificio a los santos Vital y Agrícola, de los que hicieron traer las reliquias desde Bolonia. Fue destruida en el 760 por Pipino el Breve, que se arrepintió más tarde y dio una suma importante al obispo Haddebert para financiar su reconstrucción, que duró del 764 al 768. Este segundo edificio fue de nuevo destruido por los normandos en 915.

El obispo Esteban II hizo construir una tercera catedral románica, que fue consagrada en el 946. Fue una construcción original que sirvió de prototipo a numerosas iglesias en Auvernia. La cripta, del siglo X, comprende un deambulatorio rodeado de capillas. Posee un sarcófago del siglo IV en mármol blanco.

En 1248, el obispo Hugues de la Tour decidió edificar una nueva catedral, inspirándose en la Santa Capilla que tanto le había gustado en un reciente viaje a París. Construir una iglesia con el prestigioso estilo gótico del norte le permitiría afirmar su supremacía sobre la ciudad. La Basílica de Nuestra Señora del Puerto, sería de nuevo superada.

El taller fue confiado a Jean Deschamps, arquitecto de las catedrales de Narbona y de Limoges, que, inspirado por las de Beauvais y Amiens, realizó planos originales donde las ventanas no ocupaban todo el espacio disponible entre los apoyos ni poseían arcos formeros, donde las ojivas penetraban directamente bajo la bóveda, donde el plano elíptico de los pilares de la rotonda del coro dejaba penetrar toda la luz de las ventanas absidales al santuario y donde ingeniosos bordes de la terraza permitían construir la curva a los arbotantes. Pero la originalidad principal del edificio fue el material utilizado: piedra volcánica de Volvic con color oscuro, casi negro, y con una resistencia que permitió elevar pilares de gran esbeltez.

Puerto viejo de La Rochelle

La Rochelle es una ciudad francesa de unos 75.000 habitantes, capital del departamento de Charente Marítimo, que se menciona por primera vez en el siglo X, cuando era un pequeño pueblo de pescadores llamado Rochella (un diminutivo de Roche, roca), porque estaba construido sobre una plataforma rocosa.

La Rochelle es una ciudad francesa de unos 75.000 habitantes, capital del departamento de Charente Marítimo, que se menciona por primera vez en el siglo X, cuando era un pequeño pueblo de pescadores llamado Rochella (un diminutivo de Roche, roca), porque estaba construido sobre una plataforma rocosa. Por su excelente localización geográfica (cerca de la isla de Ré), creció el comercio y la prosperidad del puerto. Sus socios comerciales predilectos eran Gran Bretaña y el Norte de Europa.

Al puerto viejo se entra entre 2 defensas:

  • la torre de San Nicolás, de 42 metros de altura y construida sobre pilares de roble. Data de la segunda mitad del siglo XIV y reemplazó a otra anterior. Tiene tres salas octogonales superpuestas y un pequeño laberinto de escaleras y pasajes que termina en la parte superior, donde estaban los vigías.
  • Enfrente está la tour de la Chaîne, torre de la cadena, creada en el siglo XIV y gravemente dañada en conflictos posteriores, aunque restaurada en el XIX y XX.

Entre un torre y la otra se tendía la pasada cadena que obstruía la entrada al puerto.

El puerto ya no está repleto de mercaderes, corsarios o burgueses. Hoy el tráfico se ha desplazado más hacia el Atlántico. Pero conserva un marcado ambiente turístico. En torno al mismo,(cour des Dames y quai Duperré) se abren establecimientos de souvenirs y cafés, y por allí pasea una colorista caterva de turistas.

A la ciudad vieja de La Rochelle se accede desde el puerto por la puerta de La Grosse Horloge, que, en principio, era un acceso de la villa fortificada.