Templo de la Orilla (Mahabalipuram)

Mahabalipuram también conocida como Mamallapuram es una ciudad en el distrito de Kancheepuram en el estado de Tamil Nadu, India.

Otro nombre con el que Mahabalipuram ha sido conocida por los navegantes, por lo menos desde los tiempos de Marco Polo, es Siete Pagodas, aludiendo a las siete pagodas de Mahabalipuram que estaban en la playa, de las cuales una sola, el Templo de la Orilla, sobrevive.

El templo de la orilla (700-728 d.C.) recibe su nombre por su situación al borde del mar en la Bahía de Bengala.

Es un templo estructural construido con bloques de granito, datado en el siglo VIII d.C. y del que se sabe al menos que fue finalizado por Rajasimba. Fue erigido en un saliente de la orilla de la Bahía.

La aldea fue un puerto con mucha actividad durante el reinado de Narasimhavarman II, de la dinastía Pallava, en los siglos VII y VIII.

Dada su pertenencia al conjunto de monumentos de Mahabalipuram, fue seleccionado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Es uno de los más antiguos templos estructurales de piedra (frente a los tallados en la roca) en la India del Sur.

El templo de la orilla es un templo estructural hindú de cinco pisos, en lugar de ser tallado en la roca como los otros monumentos del lugar y es el templo estructural importante más temprano en la India meridional, además de ser uno de los templos más populares.

Su estructura piramidal mide unos 18 metros y se asienta sobre una plataforma cuadrada de 15 metros. Un templo más pequeño que el anterior y situado enfrente de este era el porche original del principal.

Está hecho de granito local trabajado con gran precisión.

Excavaciones recientes han revelado nuevas estructuras bajo la arena del lugar.

Templo de Ekambaréswarar

El templo de Ekambaréswarar es uno de los Pancha Bhuta Sthalam (cinco grandes templos) asociados a los cinco elementos básicos en el hinduismo saivita (shivaísmo), en este caso, la tierra. Se encuentra en la ciudad de Kanchipuram, una de las siete ciudades sagradas de la India, en el estado de Tamil Nadu.

El templo de Ekambaréswarar es uno de los Pancha Bhuta Sthalam (cinco grandes templos) asociados a los cinco elementos básicos en el hinduismo saivita (shivaísmo), en este caso, la tierra. Se encuentra en la ciudad de Kanchipuram, una de las siete ciudades sagradas de la India, en el estado de Tamil Nadu. Los otros cuatro templos son:

  • Annamalaiyar (Arunachaleswara en sánscrito), asociado al fuego;
  • Thiruvanaikaval, asociado al agua;
  • Chidambaram, asociado al espacio, y
  • Kalahasti, asociado al viento.

El templo más antiguo que hay en Kanchipuram, el de KalashNatha, también está dedicado a Shivá.

Este templo de grandes dimensiones es uno de los más antiguos de la India. Se cree que existe desde el año 600 y que fue construido por la dinastía Pallava, aunque una parte del templo fue erigida en el siglo XVII. El gopuram de 57 m de altura fue construido por Krishna Deva Raya, del Imperio Vijayanagara, en el año 1509.

El templo cubre un área de unas 16 hectáreas, y posee una de las entradas más altas del sur de la India debido al gopuram de 57 m de altura. Destaca en su interior el Aayiram Kaal Mandapam o Corredor de las mil columnas.

Marina Beach

Los 13 kilómetros de longitud de Marina Beach constituyen la costa este de la ciudad, desde el fuerte St. George hasta el final en Mahabalipuram y es una de las playas más largas del mundo (la segunda). Una visita a la playa de Marina Beach es una experiencia encantadora para un viajero.

Hay muchas estatuas adornando el borde de la carretera a lo largo de la playa, incluyendo estatuas de Mahatma Gandhi, Kannagi, Thiruvalluvar, Sir Thomas Munro, Kamarajar, Avvaiyar, Periyar Thanthai y la Estatua de Trabajo.

En un extremo de la playa está Anna Square, donde fue incinerado el ex ministro principal de Tamil Nadu Dr. C.N.Annadurai.

La carretera principal a lo largo de Marina Beach es Kamarajar Salai. Muchos edificios antiguos e históricos adornan el lado opuesto de la carretera de la playa. Los edificios monumentales son el Senate House de la Universidad de Madras, Chepauk Palace, etc. La playa cuenta con nuevas fuentes artificiales y parques que se acrecientan su belleza.

Hay una piscina y un acuario situado frente a la Presidencia, que es una gran atracción para los turistas. El acuario tiene buena colección de peces marinos y de agua dulce.

En el extremo sur de la playa de Marina está el faro nuevo. Tiene 48m de altura y ofrece una vista panorámica de la ciudad. El faro está abierto al público de 14:00 a 16:00.

El reciente tsunami (26 de diciembre de 2004) costó una gran cantidad de vidas en la playa. A pesar de la destrucción causada por las olas del tsunami, la playa ha recuperado su belleza prístina debido al duro trabajo de la comunidad.

La playa puede ser visitada en la mañana temprano o por las tardes. Hay muchos puestos de comida, vendedores ambulantes y muchos artistas en la línea de la playa para entretener a los visitantes. Volar cometas es un importante deporte para los niños en la playa.

Desde el paseo hasta la orilla hay que andar por lo menos quinientos metros sobre la arena. Aquí las corrientes son muy peligrosas, así que por increíble que parezca, la playa sólo sirve de decorado para pasear durante la puesta de sol, o para jugar algún improvisado partido de cricket. Está llena de gente mojándose los pies, niños jugando a la pelota en la orilla, parejas sentadas en las barcas volcadas sobre la arena, y redes de pesca dejadas secar al sol que desprenden un fuerte olor a pescado. No hay ni cuervos ni gaviotas.

Catedral de Santo Tomás

Esta catedral, la Catedral de Santiago de Compostela y la Iglesia de San Pedro en el Vaticano, son las tres únicas iglesias construidas sobre la tumba de un apóstol. Fue erigida originalmente en 1504 y reconstruida en 1893.

Se cree que Santo Tomás, llegó a Madrás procedente de Palestina en el año 52, en misión evangelizadora, y que permaneció aquí hasta el momento de su muerte en el año 72.

Fue enterrado cerca del mar, en Mylapore, donde se construyó una pequeña capilla, que fue visitada por Marco Polo durante su viaje a Asia.

Con el paso del tiempo esa capillita se convirtió en esta magnífica estructura neogótica. En una gruta, los restos del santo reposan en el interior de un ataúd de plata.

En los jardines de la catedral se encuentra Mylai Matha, una pequeña estatuilla de Nuestra Señora de Mylapore, traída por San Francisco Javier, y frente a la que dicen solía rezar durante largas horas.

Mucha gente cree que cuando llego el tsunami de 2004, la iglesia se salvó gracias al poste de St. Tomás. La leyenda dice que el santo clavó este poste como marca para evitar que el mar inundara la arena, protegiendo así la vida de la gente que vivía cerca de la orilla.