039oct79.010.1200

En la playa de la Caleta de Cádiz, tras el asalto inglés a la ciudad, el rey Felipe II en 1598 ordenó construir este fuerte.  

El proyecto era más ambicioso de lo que al fin se construyó, en la parte frontal de la fortaleza se planeó un frente abaluartado que junto al castillo se convertiría en ciudadela de la ciudad.

De planta pentagonal, presenta en la parte que da al mar una estrella con tres puntas, en la parte a tierra una muralla alberga en su centro una puerta, flanqueada por dos semibaluartes y un foso con puente estable y levadizo.

En 1693, reinando Carlos II se construyó la capilla y la sacristía, con una sola nave cubierta con bóveda de cañón y coro alto al pie. La entrada, muy sobria, presenta un alerón apoyado en pilastras y una pequeña espadaña; en su interior existe un solo altar con retablo barroco que ha perdido el dorado, en él se    veneran la imagen de Santa Catalina, San José, San Agustín, San Francisco y otros.

En el interior existen pabellones, cuarteles y aljibes, originariamente de pólvora; posteriormente fue destinado a prisión militar estando actualmente en desuso.

Actualmente se encuentra en proceso de restauración. Anteriores restauraciones no fueron muy acertadas, como el cegamiento de cañoneras y el uso de    cemento en los muros.