Catedral Basílica de la Asunción de María Santísima, Guadalajara (Méjico)

La Catedral de Guadalajara o Catedral Basílica de la Asunción de María Santísima, es parroquia sede de la Arquidiócesis de Guadalajara y uno de los edificios más representativos de la ciudad, no sólo por sus torres con agujas neogóticas, sino porque tiene una gran historia.

La primera catedral fue construida en 1541 en lo que hoy es el templo de Santa María de Gracia. Esta iglesia estaba construida originalmente con adobe y techos de paja.

En 1561 se colocó y bendijo la primera piedra de este bello templo, pero,  mientras se celebraba una misa en 1574, unos vecinos lanzaron unos disparos al aire en el corral contiguo, algunos cayeron en la iglesia y esta se incendió. La iglesia quedó semidestruida y se comenzó a construir una nueva catedral, pero la obra avanzó muy despacio, al escasear los fondos, y se terminó en 1618.

En 1818, un fuerte terremoto sacudió a la ciudad y las torres y la cúpula se derrumbaron. Las nuevas también se derrumbaron por un posterior terremoto en el año 1849. Otras nuevas torres fueron terminadas en 1854. El Papa Pío XII la elevó al rango de basílica menor, dedicándola a la Asunción de María Santísima.

Actualmente de la iglesia catedral continúa en peligro: ha sido dañada por los sismos de 1932, 1957, 1979, 1985, 1995 y 2003, teniendo una ligera inclinación su torre norte, un ligero hundimiento y daño estructural en la cúpula, entre otros daños. A la amenaza de los terremotos se unen las vibraciones constantes de los vehículos que circulan por el túnel que corre bajo la avenida Hidalgo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.