Construcción vacía

Premiada en la Bienal de Sao Pao Paulo en el año 1957 e instalada en el Paseo nuevo de San Sebastián en 2002 sustituyendo a la ermita y monumento a las víctimas del Crucero Baleares.

Premiada en la  Bienal de Sao Pao Paulo en el año 1957 e instalada en el Paseo nuevo de San  Sebastián en 2002 sustituyendo a la ermita y monumento a las víctimas del  Crucero Baleares.

Paseo Nuevo 2012 014r1

Jorge Oteiza Enbil (Orio, 1908-San Sebastián, 2003 ) ha sido uno de los escultores más  revolucionarios de su tiempo, destacando sus aportaciones en el campo de la  escultura, centradas principalmente en la década de 1950. Entre sus obras  destacan sus estatuas para el santuario de Arantzazu.

Torre de Madrid

La Plaza de España es, con sus 36.900 m² la plaza más grande de España, y en ella se encuentran el monumento a Miguel de Cervantes, los edificios España y Torre de Madrid y el Templo de Debod, un templo egipcio trasladado piedra a piedra a España como agradecimiento por la ayuda ofrecida en la construcción de la Presa de Asuán.

También en esta plaza nace la Gran Vía de Madrid, que avanzará dejando al norte el barrio de Malasaña, de una importante actividad nocturna y cultural, cruzándose con las Calles del Carmen y Preciados en la Plaza de Callao y más adelante con la Calle Montera —las tres provenientes de la puerta del Sol—. En este punto Malasaña deja paso al barrio de Chueca, de ambiente alternativo y gay. La Gran Vía finalmente terminará al cruzarse con la calle Alcalá.

Vista de Zaragoza desde el Museo Pablo Serrano

El edificio original, diseñado por el arquitecto Julio Bravo, es una muestra de la arquitectura industrial aragonesa de principios del siglo XX. Su interior albergaba, en origen, los talleres de carpintería y otros oficios del Antiguo Hogar Pignatelli, donde había ejercido como maestro carpintero el abuelo de Pablo Serrano. Tras cesar su actividad y tras unos décadas de abandono, dichas naves fueron adquiridas en los años ochenta del siglo XX por la entonces recién creada Fundación Museo Pablo Serrano, gracias a la cesión gratuita llevada a cabo por su institución propietaria, la Diputación Provincial de Zaragoza.

El edificio original, diseñado por el arquitecto Julio Bravo, es una muestra de la arquitectura industrial aragonesa de principios del siglo XX. Su interior albergaba, en origen, los talleres de carpintería y otros oficios del Antiguo Hogar Pignatelli, donde había ejercido como maestro carpintero el abuelo de Pablo Serrano. Tras cesar su actividad y tras unos décadas de abandono, dichas naves fueron adquiridas en los años ochenta del siglo XX por la entonces recién creada Fundación Museo Pablo Serrano, gracias a la cesión gratuita llevada a cabo por su institución propietaria, la Diputación Provincial de Zaragoza.

Zaragoza 2012 029.1200

En 1987 dio comienzo el proyecto de rehabilitación y acondicionamiento de las mismas, con el proyecto del arquitecto José Manuel Pérez Latorre, que utilizó el hormigón como elemento constructivo. Esta característica era la que confería al edificio una fisonomía propia al presentar los acabados al exterior en este material.

El Gobierno de Aragón emprendió en el año 2008 una ambiciosa ampliación que aumentaba la superficie útil del museo, que pasó de los 2.500 m2 con los que contaba, a los más de 7.400 m2 con los que cuenta tras la conclusión de las obras de ampliación. En primer lugar, mediante una excavación bajo la sala que albergaba la antigua muestra permanente de Pablo Serrano para ampliar las salas de reserva. La segunda intervención, la más impactante visualmente, se ha llevado a cabo mediante una ampliación en vertical del primitivo edificio con cubiertas de diente de sierra. Esta actuación se llevó a cabo mediante la erección de una gran estructura metálica autosustentada sobre cuatro grandes soportes verticales de hormigón armado. Este gran cuerpo sobreelevado destaca poderosamente al exterior a través de sus contundentes volúmenes geométricos y sus acabados de planchas metálicas lacadas en negro y azul.

Puente sobre el Anduña, Otsagabia

Situada al norte del Valle de Salazar, a 764 metros de altitud, en la confluencia de los ríos Zatoya y Anduña, junto al bosque de Irati, Ochagavía se nos presenta como uno de los pueblos más típicos del Pirineo Navarro. Lo caracterizan, su puente medieval, sus calles empedradas y sus cuidadas casas situadas a ambos lados del río Anduña.

Otxagavia 2012 003.1200

Situada al norte del Valle de Salazar, a 764 metros de altitud, en la confluencia de los ríos Zatoya y Anduña, junto al bosque de Irati, Ochagavía se nos presenta como uno de los pueblos más típicos del Pirineo Navarro. Lo caracterizan, su puente medieval, sus calles empedradas y sus cuidadas casas situadas a ambos lados del río Anduña.

En el siglo XIV el valle de Salazar se dividió en 3 quiñones (demarcaciones) y Ochagavía formó uno de ellos. La Junta administraba política y económicamente el valle. En 1.699 obtuvo, al igual que el resto de los quiñones, autonomía jurisdiccional, aunque la disgregación administrativa definitiva no llegó hasta el año 1864, aunque siguió existiendo la Junta General del Valle.

En el año 1794 los franceses invadieron territorio peninsular y en Ochagavía destruyeron completamente 182 casas, 52 bordas y la ermita de San Martín que estaba situada junto al puente que da entrada a la villa, por carretera. No quemaron el santuario de Muskilda, no se sabe por qué. Para mediados del siglo XIX la villa estaba ya reconstruida. Se reconstruyó en el mismo sitio y las tradicionales techumbres de madera fueron sustituidas por otras de teja. Todavía quedan algunas techumbres de tablilla de roble como en la torre de la iglesia y en el santuario de Muskilda.

La agricultura y la ganadería fue la principal actividad económica de la villa durante la edad media. Además, el clima local forzó la trashumancia periódica del ganado hacia los pastos invernales de la Ribera de Navarra. Con el pasto del monte engordaban cerdos para provisión de las casas.

Todavía en el siglo XV no constituye riqueza la madera, explotada únicamente para la construcción y las necesidades domésticas locales. Además de un molino harinero, de una tejería, de algún telar, ya desaparecidos, la industria artesanal se centró en los productos de la ganadería como curtido de pieles y elaboración de quesos.

Hoy, Ochagavía distribuye a su población en muy diversas actividades económicas, entre las que destacan la agricultura, ganadería y selvicultura; el turismo; la construcción y la administración pública, especialmente.

 

Colegiata de Orreaga/Roncesvalles

Roncesvalles (en euskera Orreaga) es un municipio navarro conocido por la histórica derrota de Carlomagno y por el Camino de Santiago. Los sólidos muros de la colegiata, construida al abrigo del puerto de Ibañeta, son cobijo de caminantes y peregrinos, foco de leyendas y encuentro de culturas. También les protegen del hostil invierno y les trasladan a un mundo de batallas y mitos.

El conjunto monumental de la Colegiata de Orreaga/Roncesvalles, antiguo hospital de peregrinos y tumba del rey Sancho VII el Fuerte, fue construida a finales del siglo XII y principios del XIII y es un excelente ejemplo de arquitectura medieval, un espacio mítico, donde se celebra diariamente la misa de los peregrinos, de lunes a viernes a las 20:00, y los sábados y domingos a las 19:00 horas.

La restaurada iglesia colegial de Santa María, consagrada en 1219, responde al estilo gótico francés y cuenta con una torre defensiva del siglo XIV. Su altar mayor está presidido por la imagen de Santa María de Roncesvalles (XIV), una talla gótica de madera revestida con plata que, según la leyenda, apareció milagrosamente por el anuncio nocturno de un ciervo en cuyas astas brillaban dos luceros.

Teóricamente Orreaga/Roncesvalles es un paso natural del Pirineo donde tuvo lugar la Batalla de Roncesvalles (778), una de las más dolorosas derrotas del ejército franco en la que Carlomagno lloró la muerte de Roldán, el mejor caballero de Francia.

Iglesia de la Natividad de la Virgen de Duruelo

La localidad de Duruelo nació a finales del siglo XI cuando fue repoblada por personas procedentes de Duruelo de la Sierra, población situada en el suroeste soriano. Pero con anterioridad ya su territorio estuvo poblado, pues dentro de su entorno se han localizado algunos vestigios de época romana. El municipio lo integran también el anejo de Los Cortos y otros despoblados.

La localidad de Duruelo nació a finales del siglo XI cuando fue repoblada por personas procedentes de Duruelo de la Sierra, población situada en el suroeste soriano. Pero con anterioridad ya su territorio estuvo poblado, pues dentro de su entorno se han localizado algunos vestigios de época romana. El municipio lo integran también el anejo de Los Cortos, que da nombre a la primera de las urbanizaciones que se construyen, con 125 parcelas; y además existieron despoblados en la zona como Cobos, Sancho Fruela y Cabrerizos.

Su iglesia parroquial está dedicada a la Natividad de la Virgen y está catalogada como Monumento Histórico Artístico, por la belleza de sus restos románicos. A su primitiva planta de una sola nave de cabecera con ábside de tambor, se le impusieron en época renacentista un pórtico y una espadaña barroca. En el exterior del templo sobresalen los tres ventanales del ábside y los canecillos figurados de la cornisa. Dentro del templo, aparte de su espléndido y espectacular retablo mayor de estilo renacentista, con tablas pintadas por el llamado Maestro de Duruelo (S.XVI) y de varios lienzos de Alonso de Herrera, sobresalen los arcos ciegos del presbiterio y su arco triunfal. Termina de conformar el patrimonio sacro de esta iglesia un buen ajuar de plata, en el que descuellan n cáliz y la cruz procesional, ambas obras realizadas por plateros segovianos del siglo XVI.

A las afueras del pueblo se localizan los restos de la ermita de San Roque, enclavada en la zona más alta del término. Se encuentra en ruinas aunque es posible aún observar el frontón sobre la puesta de entrada y los adornos de bolas. También, en dirección a Los Cortos, se sitúan los restos de la ermita de San Cristóbal.

Iglesia de San Andrés, Cantalejo

La iglesia parroquial de San Andrés de Cantalejo es un enorme edificio de trazas tardogóticas, renacentistas y barrocas. Se sitúa en el solar donde presumiblemente existió el correspondiente templo románico.

La iglesia parroquial de San Andrés de Cantalejo es un enorme edificio de trazas tardogóticas,  renacentistas y barrocas. Se sitúa en el solar donde presumiblemente existió el correspondiente templo románico.

Presenta tres naves abovedadas con crucería estrellada muy compleja, propia del siglo XVI, a base de arcos terceletes y combados. También es destacable su alta torre estructurada por varios cuerpos

Dunas de Maspalomas

Durante los últimos millones de años, en el vértice sur de la isla de Gran Canaria, se ha ido forjando un singular espacio, el sistema dunar de Maspalomas, caracterizado por la presencia de grandes dunas que avanzan desde la playa de El Inglés hacia la de Maspalomas y la desembocadura del barranco de Fataga.

Durante los últimos millones de años, en el vértice sur de la isla de Gran Canaria, se ha ido forjando un singular espacio, el sistema dunar de Maspalomas, caracterizado por la presencia de grandes dunas que avanzan desde la playa de El Inglés hacia la de Maspalomas y la desembocadura del barranco de Fataga. En su formación, los procesos fluviales y marinos han sido determinantes, pues de su interrelación surgió una planicie deltaica de unos cuatro kilómetros cuadrados.

Este delta, generado al resguardo de una terraza alta pleistocena (que hoy sustenta la urbanización de El Inglés), fue el escenario en el que se sucedieron, e imbricaron, diferentes ambientes (lagunas litorales, dunas, saladares, playas de arenas y de callaos), que conformaron un basamento constituido por depósitos sedimentarios aluviales, eólicos, marinos y lacustres.

Entre los bienes patrimoniales que posee el municipio, destaca su imponente Faro de 55 metros de altura. Está situado al inicio de la playa de Maspalomas, haciendo de límite con Meloneras, formando parte indisoluble del paisaje meridional de Gran Canaria. La silueta del Faro de Maspalomas se recorta por encima de las edificaciones y del palmeral, testigo centenario de otros tiempos en los que constituía la única construcción existente en este punto de la isla. La luz del Faro de Maspalomas se encendía en 1890. Las obras para su construcción se prolongaron durante 28 años. Servía de guía a los barcos que cubrían las rutas entre Europa y América.

La moderna ciudad empezó a construirse en la década de los 60 y toma su denominación de la nomenclatura geográfica tradicional de la zona y del antiguo poblado de Maspalomas que hoy es un pequeño grupo de casas integrado en el barrio de San Fernando.

La virgen de la Vega, Haro

La Basílica de Nuestra Señora de la Vega de Haro (La Rioja, España) se encuentra situada en el paraje de la Vega. Se cree que fue construida en el siglo X, tras llegar a la ciudad la imagen de la Virgen de la Vega.

La Basílica de Nuestra Señora de la Vega de Haro (La Rioja, España) se encuentra situada en el paraje de la Vega. Se cree que fue construida en el siglo X, tras llegar a la ciudad la imagen de la Virgen de la Vega.

El edificio de estilo barroco, es consecuencia de varias ampliaciones, siendo la última de 1703 según proyecto de Bernardo de Munilla y Juan de Villanueva y llevándola a cabo Pedro Orcaechea, Ignacio Escurra y Pedro de Elejalde.

Destaca el retablo barroco del altar mayor construido en 1740 por Santiago del Amo. En el centro de este se encuentra una imagen de la Virgen María y a su lado sus padres, San Joaquín y Santa Ana. Estas tallas de 1740, son de Manuel Lomero.

El 7 de septiembre de 1952, fue consagrada solemnemente la basílica, al considerarse esta fecha como el cuarto centenario de la fundación de la cofradía de la Vega.

La imagen de la Virgen de la Vega, de estilo gótico, esta datada en el siglo XIV. Mide 1,30 m y tiene añadidas una granada (por la intervención de Pedro Fernández III de Velasco y sus seguidores jarreros en la toma de Granada en 1492. Interpretación que confirman los emblemas de Castilla, León y Granada al pie del trono) y unas espigas de trigo (por el hecho prodigioso atribuido a la Virgen, de haber convertido la cebada en trigo para pagar las deudas de una familia necesitada).

Iglesia de Santa María la Mayor, Ezcaray

La Iglesia de Santa María la Mayor es una construcción de sillería del siglo XV, aunque cimentada sobre otra construcción anterior románica. El retablo mayor es del siglo XVI, de gran interés, como lo es también el museo existente en su sacristía que reúne tallas de las iglesias de las aldeas.

Ezcaray es un municipio de La Rioja, España. Se encuentra ubicado en la parte alta del valle del Oja al suroeste de la Comunidad.

Su actividad turística comporta que pase de estos 2.000 habitantes en temporada baja a más de 15.000 en verano. Su principal actividad, además del turismo, es la industria de la madera, existiendo fábricas de muebles, butacas, perchas y otros artículos de madera.

La Iglesia de Santa María la Mayor es una construcción de sillería del siglo XV, aunque cimentada sobre otra construcción anterior románica. El retablo mayor es del siglo XVI, de gran interés, como lo es también el museo existente en su sacristía que reúne tallas de las iglesias de las aldeas.

Fue declarada Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento el 11 de octubre de 1967.