Vista de Zaragoza desde el Museo Pablo Serrano

El edificio original, diseñado por el arquitecto Julio Bravo, es una muestra de la arquitectura industrial aragonesa de principios del siglo XX. Su interior albergaba, en origen, los talleres de carpintería y otros oficios del Antiguo Hogar Pignatelli, donde había ejercido como maestro carpintero el abuelo de Pablo Serrano. Tras cesar su actividad y tras unos décadas de abandono, dichas naves fueron adquiridas en los años ochenta del siglo XX por la entonces recién creada Fundación Museo Pablo Serrano, gracias a la cesión gratuita llevada a cabo por su institución propietaria, la Diputación Provincial de Zaragoza.

El edificio original, diseñado por el arquitecto Julio Bravo, es una muestra de la arquitectura industrial aragonesa de principios del siglo XX. Su interior albergaba, en origen, los talleres de carpintería y otros oficios del Antiguo Hogar Pignatelli, donde había ejercido como maestro carpintero el abuelo de Pablo Serrano. Tras cesar su actividad y tras unos décadas de abandono, dichas naves fueron adquiridas en los años ochenta del siglo XX por la entonces recién creada Fundación Museo Pablo Serrano, gracias a la cesión gratuita llevada a cabo por su institución propietaria, la Diputación Provincial de Zaragoza.

Zaragoza 2012 029.1200

En 1987 dio comienzo el proyecto de rehabilitación y acondicionamiento de las mismas, con el proyecto del arquitecto José Manuel Pérez Latorre, que utilizó el hormigón como elemento constructivo. Esta característica era la que confería al edificio una fisonomía propia al presentar los acabados al exterior en este material.

El Gobierno de Aragón emprendió en el año 2008 una ambiciosa ampliación que aumentaba la superficie útil del museo, que pasó de los 2.500 m2 con los que contaba, a los más de 7.400 m2 con los que cuenta tras la conclusión de las obras de ampliación. En primer lugar, mediante una excavación bajo la sala que albergaba la antigua muestra permanente de Pablo Serrano para ampliar las salas de reserva. La segunda intervención, la más impactante visualmente, se ha llevado a cabo mediante una ampliación en vertical del primitivo edificio con cubiertas de diente de sierra. Esta actuación se llevó a cabo mediante la erección de una gran estructura metálica autosustentada sobre cuatro grandes soportes verticales de hormigón armado. Este gran cuerpo sobreelevado destaca poderosamente al exterior a través de sus contundentes volúmenes geométricos y sus acabados de planchas metálicas lacadas en negro y azul.

Iglesia Parroquial de San Martín de Hecho

La Iglesia Parroquial de San Martín de Hecho es de origen románico (siglo XII), si bien de esa época quedan pocos restos en pie (del edificio románico todavía se puede observar el ábside semicircular, medio tapado por otras construcciones posteriores y el campanario de espadaña).

075oct82.022.1200   La Iglesia Parroquial de San Martín de Hecho es de origen románico (siglo XII), si bien de esa época quedan pocos restos en pie (del edificio románico todavía se puede observar el ábside semicircular, medio tapado por otras construcciones posteriores y el campanario de espadaña). El templo fue incendiado durante la Guerra de la Independencia, por lo que la actual iglesia parroquial fue reedificada, entre los años de 1829 y 1833, en sillarejo. En el muro norte, cerca de la puerta de acceso encontramos una lápida incrustada en el muro, donde encontramos los escudos de Aragón y de Hecho.

Ansó

075oct82.018.1200

Ansó es una localidad y municipio español perteneciente a la provincia de Huesca y la comarca de la Jacetania, en la comunidad autónoma de Aragón. En los últimos tiempos, como sucede en otros puntos del Pirineo, Ansó viene recibiendo un importante flujo de visitantes, lo que ha generado una creciente actividad encarada al turismo. No obstante, se ha sabido evitar, hasta ahora, la masificación turística. La reciente declaración de Bien de Interés Cultural otorgada a la Villa de Ansó contribuye a preservar los valores arquitectónicos, paisajísticos y ambientales que encierra todo su conjunto.

Se sitúa en el curso medio del valle del río Veral, en el Pirineo occidental aragonés, conformado por el río Veral.

Ansó ocupa el extremo noroccidental de Aragón, y su término se extiende por una larga franja de terreno fronteriza con Francia, en el valle del barranco de Acherito y el nacimiento del río Aragón Subordán, y dicha franja linda hacia el sur también con Aragüés del Puerto y Aísa.

En su término municipal, aguas arriba del Veral, se encuentra el enclave de Zuriza, donde encontramos un camping que ocupa el imponente edificio levantado en el siglo XIX, albergue del contingente de Carabineros, cuerpo fiscal militarizado, hasta que fuera disuelto en los años 1940.

Parte de su término municipal está ocupado por el Parque natural de los Valles Occidentales y el Paisaje protegido de las Fozes de Fago y Biniés.

Cola de caballo, Monasterio de Piedra

El río Piedra forma, al pasar por las inmediaciones del Monasterio de Piedra, un paraje de gran belleza paisajística, con muchas cascadas de agua que se dividen en innumerables hilos de agua o chorreras, siendo la cascada de la Cola del Caballo, con más de 50 m., la de mayor altura e interés.  Tiene una gruta. Y se baja por un costado por escaleras escavadas en la piedra caliza.

Castillo de Calatayud

En Calatayud destaca el recinto fortificado de la época árabe (castillo, muralla y puertas). Es del siglo IX, el más antiguo recinto fortificado que se conserva de los árabes en la Península Ibérica. En el siglo VIII existió primero un núcleo defensivo edificado por Ayyub. En el siglo IX se amplió para hacer frente a la familia de los Banu-Casi de Zaragoza que querían apoderarse de la ciudad.

Comprende cinco puntos o castillos, enlazados mediante murallas que bajan a los barrancos y vuelven a subir. En la mayor altura están el Castillo Mayor o de Ayyub y el de Torre Mocha. En las alturas inferiores, Castillo de Doña Martina, Castillo del Reloj, Castillo de la Peña (muy destruido). En el recinto se pueden distinguir distintas partes:

  • El Castillo de Doña Martina es el más antiguo.
  • El Castillo Mayor o de Ayyub domina el conjunto. Consta de dos recintos: el bajo al norte, el alto al sur. En este recinto hay dos torreones de planta octogonal. Se conserva un aljibe.
  • En el Recinto de la Longía hay una repoblación forestal que dificulta la visión arqueológica. Del Castillo Mayor parten murallas hacia el S y el E. Quedan restos de torreones.
  • Castillo Real o del Reloj. Desde el torreón al borde del precipicio del recinto anterior parte una muralla hacia el sur que llega hasta este castillo. Sólo queda su planta alargada. Una muralla enlazaba con el de Doña Martina por el Barranco de la Rúa, y en ella se abría la Puerta de Valencia.
  • Torre Albarrana. Del recinto bajo del Castillo Mayor parte hacia poniente un tramo de muralla con 4 torreones macizos de planta cuadrada. A 150 m está la torre albarrana, separada unos 7 m aunque unida al recinto. (Barrani significa exterior). Es el ejemplo más antiguo conocido de torre albarrana.
  • Recinto de la Torre Mocha. Recinto cerrado. Un lienzo llega hasta Doña Martina. En su centro hay una alta torre octogonal. Se utilizaba como aljibe y el recinto como albacara.
  • Castillo de la Peña, que está en ruinas.
  • Puerta en arco de herradura. Única pieza del conjunto que está restaurada. Despiece de dovelas de yeso siguiendo el modelo más antiguo de la mezquita de Córdoba.