Edificios altos, cerca de Connaugh Place, Nueva Delhi

Con una población total de 17 millones de residentes, la metrópolis de Delhi es la segunda más poblada de la India después de Bombay, es la décima ciudad más poblada del mundo y con una población de 23 millones de habitantes es la séptima mayor aglomeración urbana del mundo.

Delhi fue establecida al sur de la ciudad vieja, que fue construida por el emperador mogol Shah Jahan. Sin embargo Nueva Delhi recubre el sitio de siete ciudades antiguas y por lo tanto incluye muchos monumentos históricos como el Jantar Mantar, la Tumba de Humayun, Qila Rai Pithora y los Jardines Lodhi.

Calcuta fue la capital de la India hasta diciembre de 1911. Sin embargo Delhi había servido como el centro político y financiero de varios imperios de la antigüedad y del sultanato de Delhi, en especial del Imperio mogol desde 1649 hasta 1857.

Gran parte de la ciudad fue planeada y construida por Edwin Lutyens y Herbert Baker, los dos principales arquitectos británicos del siglo XX. Lutyens visitó Delhi por primera vez en 1912 y la construcción se inició realmente después de la Primera Guerra Mundial y se terminó en 1931. Fue inaugurada el 13 de febrero de 1931 por Lord Irwin. Lutyens expuso el área administrativa central de la ciudad como un testimonio de las aspiraciones imperiales de Gran Bretaña.

Con una población total de 17 millones de residentes, la metrópolis de Delhi es la segunda más poblada de la India después de Bombay, es la décima ciudad más poblada del mundo y con una población de 23 millones de habitantes es la séptima mayor aglomeración urbana del mundo.

La ciudad de Nueva Delhi también es conocida por sus amplias y arboladas avenidas y es el hogar de numerosas instituciones nacionales, museos y monumentos. En la actualidad, adolece de graves problemas de tráfico.

Calles de Delhi (1981)

La vieja Delhi, la capital de la India musulmana entre los siglos XVII y XIXestá llena de mezquitas, formidables monumentos y fortalezas. La antigua Delhi de los emperadores mogoles esta rodeada por una muralla y era una ciudad congestionada de estrechas calles. 

Es una zona muy animada de coloridos bazares, calles estrechas y el caos apenas controlado. Los monumentos en piedra arenisca y mármol, en estados diferentes de conservación, hacen de Delhi un verdadero museo de la arquitectura indo-islámica, totalmente diferente de las zonas más modernas de Nueva Delhi y el sur de Delhi.

Las calles están llenas de vida y de gente desplazándose en muy diversos medios de locomoción.