Plaza Luis XIV en San Juan de Luz

El origen de San Juan de Luz hay que buscarlo en un pequeño poblado de pescadores vascos instalado en el estuario y sobre las marismas del río Nivelle y es el único puerto protegido entre Arcachon y España. Es muy visitado por bañistas y se convirtió en un famoso balneario en la Costa Vasca.

Su mismo nombre en euskera, Donibane Lohizun, hace referencia al primitivo carácter pantanoso de la zona. Ya en el siglo XI sus habitantes, que estaban incluidos entre los mejores arponeros de Europa, se dedicaban en exclusiva a la productiva caza de la ballena.

Un solo acontecimiento histórico ha sido capaz de marcar para siempre la memoria de San Juan de Luz: todo sucedió una soleada mañana del mes de junio de 1660, cuando en esta bella localidad de la costa vasca contrajeron matrimonio el entonces Rey de Francia, Luis XIV, y la infanta española María Teresa de Castilla (la de las Meninas de Velázquez) hija de Felipe IV de España. El enlace era la culminación de la «Paz de los Pirineos», que un año antes había puesto fin a más de cuatro lustros de guerra entre los dos países vecinos.

Pero la boda real tenía una sutil trampa escondida: el pago de una exagerada dote por la novia. Los franceses sabían que el depauperado «tesoro español» no podría hacer frente a los compromisos adquiridos, lo que fue utilizado por ellos como excusa para anexionarse varios territorios españoles en el Norte de Europa.